La stevia como arma medicinal

Estudio tras estudio, la Stevia se sigue posicionando como el edulcorante más saludable del mundo. Todas las investigaciones apuntan a ello.

Y es que la Stevia, además de ser una gran opción para las personas que buscan perder peso, es una potente arma de prevención y combate contra terribles enfermedades, que pueden llegas a ser mortales.

Consumirla naturalmente, sobre todo, es sumamente beneficioso. Al estar libre de calorías y grasa, no tiene –siquiera- el uno por ciento de los efectos negativos del azúcar tradicional.

Diabetes

Siempre y cuando se consuma de manera natural, la Stevia brindará una gran cantidad de beneficios a las personas que, lamentablemente, padecen diabetes.

Primero que todo, tener diabetes no significa olvidarse de los sabores dulces, aunque muchos crean lo contrario. Y es que con la Stevia, un edulcorante que incluso puede llegar a ser más potente que el mismísimo azúcar, podrán darle ese toque especial a sus alimentos favoritos.

Además, al no contar con calorías, no altera los niveles de glucosa en la sangre.

Cáncer de páncreas

La Stevia es mucho más que un arma para prevenir y contrarrestar la diabetes. También es una gran ayuda para pacientes de otras enfermedades terminales, como el cáncer de páncreas, por ejemplo. Diferentes estudios han concluido que la milenaria planta lucha contra esta patología.

De hecho, el impacto sobre el cáncer pancreático, como se le conoce medicamente, también es bastante alto. La Stevia se caracteriza por ser poderosa, claro está. Según las últimas investigaciones, hasta en un 23 por ciento previene esta enfermedad. Esa cifra, incluso, es mayor que muchas de las que poseen algunos fármacos creados por los mejores y más modernos laboratorios del mundo.

Es enemiga de esta enfermedad, entre otras cosas, porque presume de una alta tasa de esteroles y antioxidantes (kaempferol, por ejemplo). Estos elementos, como ha determinado la ciencia, forman parte de las herramientas básicas de la batalle contra esta patología devastadora.

Infartos

La stevia, por las características mencionadas anteriormente, no afecta –de ninguna manera- los niveles de insulina en el organismo humano. Claro está, tampoco tiene incidencia indirecta en el aumento del peso corporal.

Incluso, ayuda a regularizar la circulación. Es decir, adiós a dolores en las arterias y articulaciones, al igual que a inflamaciones repentinas, así como los moretones “sorpresa”.

Todo esto significa, básicamente, que la Stevia te ayudará –poderosamente- a prevenir infartos.

Dolores y malestares comunes

La stevia, claro está, es una planta con valores medicinales. Por eso, la puedas tomar cuando te ataque cualquier tipo de dolor, e incluso malestares estomacales.

Cada día es más habitual que personas consuman stevia como parte de una rutina. De hecho, si quieres que sea efectivo, debes hacerlo de manera religiosa, con disciplina. Sencillamente, sustituye el azúcar por esta milenaria planta, que tantos beneficios brinda al ser humano.

Eso sí, hazlo de manera natural. Siempre ten eso en tu mente. Si consumes hojas frescas, preferiblemente extraídas directamente de la planta, tu organismo te lo agradecerá, sin dudas. De esta manera, claro está, se te hará mucho más complicado mezclarlos con los alimentos, así que debes diluirlas en agua previamente hervida.

Además de todos estos beneficios, resulta que la Stevia también es bactericida. Por esta razón es sumamente utilizada y recomendada en el mundo de la salud dental. Los especialistas, generalmente, te hablarán maravillas de esta planta. Entre otras cosas, previene la caries, esa molesta infección bucal que, además de dejar maltrechos tus dientes, causa el mal aliento.

Al sumar todas estas propiedades y beneficios, es un Perogrullo concluir que la Stevia, irremediablemente, es un potencial “súper-alimento”.  Y es, además de servirte para perder peso y tonificar tu cuerpo, son muchos las bondades que aporta a tu organismo. Dicho esto, nunca es tarde para que adoptes esta planta en tu dieta. Debe formar parte de tu día a día.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *